Gracias a CeroPlastico.com

Gracias a Malvestida.com
septiembre 20, 2018
Gracias a Buzzfeed.com
octubre 16, 2018
Los objetivos de la cosmética actualmente no se limitan a la belleza corporal. Actualmente, podemos encontrar cosméticos no solamente enfocados al cuidado de la piel, sino también de los animales y el medio ambiente.

Hay distintos tipos de cosméticos, como aquellos que son libres de crueldad animal, es decir que no son probados en animales y que no contienen ingredientes de origen animal; también podemos encontrar los cosméticos naturales, con ingredientes de grado alimenticio, como respuesta a aquella frase que dice “si lo puedes comer, lo puedes poner en tu piel”, o aquellos que están aprobados para cosmética natural, pero que no puedes comerlos porque están elaborados con químicos seguros, de origen natural pero sintetizados en laboratorio.

Hace algunas décadas en Europa, surgió la cosmética sólida o cosmética desnuda, es decir libre de envase. Son aquellos cosméticos que no contienen ningún tipo de envase o botella, ni vidrio, ni aluminio y mucho menos plástico. Podemos encontrar jabones, champú, acondicionador, exfoliante, cremas, pasta dental y más. Pero, ¿cuáles son los beneficios de este tipo de cosméticos?

1. Son productos libres de envase:

Al ser sólidos, no necesitan empaque de ningún tipo, por lo que el impacto ambiental se reduce notablemente en cuanto a contaminación por desperdicios.

2. Mayor duración:

Primero que nada, la duración. Un cosmético sólido como un champú, te puede durar mucho más tiempo que su versión en botella, ya que aplicas el producto directamente en tu cabello sin que haya riesgo de derrame. Una barra de champú sólido de 100 gramos te puede hasta 4 meses dependiendo del uso que se le dé.

3. Ahorras agua en su producción:

Otra de las características de la cosmética sólida es que la cantidad de agua que contiene es mucho menor a la de los cosméticos convencionales o en envase. En este tipo de productos, la caducidad es mucho mayor y en algunos casos no se requiere de conservadores. Un producto puede durar mucho tiempo sin conservador.

4. Mayor duración:

Otro de los beneficios es su practicidad al aplicarse en el cuerpo o cabello. Por ejemplo, una barra de masaje solamente lo deslizas por tu piel y rápidamente se funde en ella dejándola súper hidratada y que si analizamos la duración/precio de un cosmético sólido frente a un cosmético en envase, la diferencia es muy grande.

5. 100% Natural:

En el caso del champú sólido, este está elaborado con tensioactivos para champú, aprobados para su uso en cosmética natural, como los derivados del coco. A diferencia de un jabón corporal, este último está elaborado con hidróxido de sodio o sosa caústica. Esta diferencia es muy importante al momento de comprar un champú sólido, por eso es importante leer los ingredientes y saber qué es lo que estamos comprando. La mayoría son 100% libres de parabenos, sulfatos y siliconas. Con ingredientes que vienen de la naturaleza, nos aportan sus propiedades y se reintegran a ella sin problema.

6. Veganos:

Libres de crueldad animal, con ingredientes aprobados para cosmética natural y sin dañar el habitad de ningún otro ser vivo.

7. Consumo local:

Son hechos a mano artesanalmente y localmente en nuestro país, con precios justos que contribuyen a la cartera de todos.

Es importante empezar a cuestionar nuestras prácticas de consumo y encontrar maneras amigables de consumir. Buscar aquellas marcas que promueven el comercio justo, que no utilicen empaques plásticos. El reto no está solamente en los cosméticos, sino aplicar la filosofía de cero envases y cero plásticos a todas nuestras prácticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *